Terapia CPAP

La presión positiva continua en la vía respiratoria (CPAP) ayuda al lactante a respirar, proporcionando asistencia respiratoria en todo el ciclo respiratorio.

Maximización de la protección de los pulmones y la asistencia respiratoria

La presión positiva continua en la vía respiratoria (CPAP) ayuda al lactante a respirar, proporcionando asistencia respiratoria en todo el ciclo respiratorio.

La aplicación de la CPAP mantiene la capacidad residual funcional del lactante, ya que contribuye a evitar el cierre de las vías respiratorias.

La CPAP fomenta el intercambio de gases en los alvéolos, lo que:

  • Reduce las obstrucciones de las vías respiratorias
  • Mejora el reclutamiento de volumen pulmonar y
  • Conserva las reservas de energía del lactante, sin las complicaciones asociadas a la intubación endotraqueal.

Ventajas de la reanimación para lactantes con pieza en T

Lactante Médico
Infla con seguridad los pulmones del lactante con presiones controladas1 La experiencia, formación, concentración y grado de fatiga de los operadores no influyen en las presiones suministradas,1, 2  lo que resulta muy tranquilizador para el facultativo
Se pueden administrar concentraciones de oxígeno del 21 al 100%3 Se puede emplear PEEP durante la administración de surfactante
La reanimación con humidificación ayuda a reducir la pérdida de calor y humedad de las vías respiratorias4 Puede proporcionar PEEP constante durante el transporte o al cabiar el circuito de ventilación
Una PEEP constante puede mejorar la distensibilidad del pulmón5,6 Se pueden proporcionar insuflaciones mantenidas adicionales para establecer el volumen pulmonar6
  Se puede administrar una proporción inspiración/espiración ideal y permite un mejor intercambio de gases

 

En las directrices de la Asociación Americana para los Cuidados Respiratorios (AARC) se recomienda el uso de la humidificación con calor en la CPAP nasal para lactantes.

La humedad óptima (37 °C, 44 mg/L) es esencial en la CPAP es para ayudar al lactante a respirar y proteger sus pulmones en desarrollo.

La humedad óptima protege los pulmones para lograr los mejores desenlaces clínicos del lactantes gracias a:

  • La reducción al mínimo de la deshidratación de las vías respiratorias
  • Una mejor expulsión de secreciones
  • Una menor constricción de la vía respiratoria

Estos efectos se combinan para reducir el esfuerzo respiratorio.