Ventilación invasive

La administración de humedad óptima a un lactante intubado es crucial para su crecimiento y desarrollo.

La humedad óptima optimiza la defensa y la ventilación de las vías respiratorias

La administración de humedad óptima a un lactante intubado es crucial para su crecimiento y desarrollo.

Al imitar el acondicionamiento fisiológico natural de las vías respiratorias con humedad óptima, se ayuda a la expulsión mucociliar amenazada por un tubo endotraqueal o de traqueostomía.

Esto optimiza los siguientes aspectos en el lactantes:

  • El crecimiento y el desarrollo
  • La defensa de las vías respiratorias
  • La ausencia de obstrucciones en las vías respiratorias
  • La función pulmonar
  • El esfuerzo respiratorio

Ventajas de la ventilación invasiva con humeded óptima

Lactante Médico
Aumenta la defensa de las vías respiratorias, reduciendo el riesgo de infección Proporciona los mejores cuidados posibles al paciente
Menos obstrucciones en los tubos endotraqueales Se puede emplear PEEP durante la administración de surfactante
Mejora la expulsión de esputos La succión puede ser más eficaz
Evita la deshidratación de las vías respiratorias Puede reducir los costes en su institución gracias a la mayor eficacia de los cuidados del paciente
Aumenta la distensibilidad pulmonar  
Reduce la resistencia pulmonar  
Reduce el esfuerzo respiratorio  
Reduce la disfunción pulmonar  
Ayuda en la termoregulación  

Ver las referencias clínicas clave

Cuando se apoya la ventilación invasiva con la humedad óptima, los riesgos de intubación se reducen y se ayuda al crecimiento y al desarrollo. 

Cuando se utiliza la humedad óptima durante la ventilación invasiva, los gases se acondionan a temperatura corporal, 37 °C y se saturan totalmente con 44 mg/L de vapor de agua. Este es el nivel en el que se conserva la función mucociliar. Si la mucosa de las vías respiratorias se ve expuesta a niveles de humedad que se encuentran por debajo de la humedad óptima, se producirá una disfunción.